Según proyecciones efectuadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en este estudio, pese a la paulatina penetración de otras alternativas, el pago con dinero en efectivo seguirá siendo mayoritario. El estudio se elabora para aportar ideas al debate sobre proyectos de monedas digitales que están analizando distintos bancos centrales como alternativa para preservar el uso del efectivo, ideal transmisor de la política monetaria vs. los pagos electrónicos privados. Estima el uso del efectivo en once países tomando para su cálculo indicadores como la moneda en circulación en relación al PIB, el consumo familiar restando los pagos efectuados por medios electrónicos (tarjetas, cheques, móviles, transferencias, etc.) y la extracción de efectivo en ATM’s.

Antonio Villaseca